Home » Pruebas » KAWASAKI VULCAN S CAFÉ, CUSTOM PARA TODOS

KAWASAKI VULCAN S CAFÉ, CUSTOM PARA TODOS

Cuando llegó al mercado la nueva Vulcan S de Kawasaki ya nos pareció una moto muy especial por su buen comportamiento y facilidad de conducción. Ahora la marca la complementa con esta versión Café que mejora la imagen y mantiene las prestaciones.

El estilo retro, y más concretamente las motos de carácter café racer, están ‘pegando fuerte’ en nuestro mercado. Cada vez son más las marcas que incorporan a su oferta este tipo de motocicletas, y en Kawasaki han aprovechado una magnífica base, como es la de la Vulcan S, para crear una nueva versión Café, sin necesidad de añadir la terminación ‘Racer’ porque con respecto al modelo clásico tan solo varía la incorporación de una cúpula ahumada sobre el faro, el indicador de la marcha engranada y la parrilla con respaldo, que además es fácilmente desmontable, al igual que el asiento trasero, para que el estilo Café esté aún más marcado si decidimos que la moto sea de uso unipersonal.

El verdadero estilo de la Vulcan es el custom, aunque en su caso podríamos decir que se trata de un ‘custom para todos’, o como decimos en la portada ‘custom fácil’, y es porque llevar esta moto resulta muy sencillo y agradable, ya que la mayoría de las virtudes que se pueden exigir a una moto las encontramos en ella. Es ligera a pesar de sus más de 220 kilos de peso, se llega muy bien al suelo por la baja altura de su asiento, la posición de conducción es bastante cómoda, se maniobra con mucha facilidad y, lo mejor de todo, su elástico motor permite que se disfrute en cualquier régimen de vueltas: si quieres disfrutarla a baja velocidad (como buena custom) o si quieres exprimir sus prestaciones donde te dejará sorprendido por la respuesta que dan sus 61 CV de potencia.

Rodamos con la Vulcan S Café por el centro de la ciudad para hacer el reportaje de fotos en los alrededores del Palacio Real, donde el otoño estaba muy presente, y demostró que se mueve muy bien por el tráfico. También la sacamos a carretera abierta y vuelve a demostrar que sus prestaciones son suficientes para disfrutar por cualquier tipo de trazados y mantener un buen ritmo. Llama la atención lo bien que se comporta su estructura y como se pega al suelo gracias a un buen sistema de suspensiones y a su rígido chasis. En cuanto al sistema de frenos, el solitario disco delantero junto al disco trasero son suficiente para ofrecer una frenada potente, que además se combina con el ABS de serie.

El cuadro, de aspecto deportivo como es habitual en las motos de la marca japonesa, combina la media esfera de las revoluciones con una pantalla digital que da la información necesaria y con el nuevo indicador de marchas. Las llantas son de aluminio y decoradas con una tira verde Kawasaki.

Estéticamente, los elementos diferenciadores de esta versión Café de la Kawasaki Vulcan S le dan un aspecto muy atractivo que no pasa desapercibido por donde vaya, y le queda bien a todo el mundo, independientemente de la edad o sexo que sea. Además, también se puede limitar para conducirla con el carnet A2, lo que amplía notablemente sus posibilidades.

TEXTO: Chema Bermejo/enmoto.es  / FOTOS: Madridfotoexperience.es