HAY QUE HABLAR MÁS ENTRE ENTIDADES PARA REDUCIR LA SINIESTRALIDAD EN MOTO

Dentro del marco de la primera Conferencia Internacional de Seguridad Vial de Motos, promovido conjuntamente por la DGT y ANESDOR y organizado por Mobility City, que tendrá lugar los próximos 20 y 21 de marzo en Zaragoza, la Fundación Pons con la colaboración de Ibercaja organizó una interesante jornada de debate donde se analizó la creciente siniestralidad que se produce en las motos bajo el lema “Mobility City, una visión del cambio en movilidad”, un proyecto que tiene el objetivo de abordar los principales retos del futuro de la movilidad desde el punto de vista tecnológico, pero también de su impacto social y económico.

Durante esta interesante jornada se llegó a la conclusión de la necesidad que hay de que entidades y administración tengan más comunicación entre ellos con el fin de abordar con celeridad los problemas para reducir la siniestralidad en moto. En esta ocasión se contó con la presencia de la DGT, ANESDOR, AEC, ANM y PONS Mobility, bajo la moderación de Mobility City.

NOTA DE PRENSA:

Tras los últimos datos de siniestralidad de las motos en 2023 presentados por la DGT, una de las principales cuestiones sobre seguridad vial se centra hoy en los desplazamientos sobre dos ruedas, cuyo uso creciente entre la población española en los últimos años, con un parque de motocicletas y ciclomotores de 5,7 millones de vehículos, supone un impacto positivo en términos de eficiencia y sostenibilidad de la movilidad en España pero también un reto en términos de seguridad para un colectivo “vulnerable” de nuestras carreteras. 

Álvaro Gómez, director del Observatorio de Seguridad Vial de la DGT, realizó una primera intervención en la jornada indicando los recientes y principales datos de siniestralidad en moto en nuestro país.

Los datos son claros: si bien entre 2014 y 2023 las matriculaciones crecieron de las 92.111 unidades anuales de entonces a las 225.440 del año pasado, la siniestralidad en motocicletas ha experimentado un aumento sostenido en los últimos años, representando en la actualidad el 26% del total de fallecidos en nuestras vías interurbanas pese a que suponen solo un 3% del tráfico.

Con el objetivo de analizar y hacer una radiografía de la situación y ofrecer respuestas concretas para abordar adecuadamente estos dos fenómenos, tras la bienvenida de María Jesús Magro, directora General de Fundación PONS e Íñigo Aguirre Larraz, jefe Área Territorial Madrid de Fundación Ibercaja la jornada contó con la participación de Álvaro Gómez, director del Observatorio de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico que señaló que “los motoristas representan el 25% de las personas fallecidas en el tráfico en nuestro país, un porcentaje muy superior al peso que tienen las motos en el parque y en la movilidad. La moto tiene un riesgo superior de siniestro y una mayor probabilidad de que este sea grave o mortal. No podremos reducir estos riesgos actuando solo sobre un factor de influencia; son necesarias políticas integrales que actúen sobre el comportamiento de los motoristas y las personas que comparten con ellos las vías, los vehículos, la infraestructura y la normativa del tráfico. Al mismo tiempo, harán falta esfuerzos y compromisos de todos los actores públicos y privados.»

En la exposición de los datos, destacó el perfil de los fallecidos, haciendo hincapié en el eje de edad en el que se encuentran. Hace veinte años, la mayoría de los fallecidos se producía en el eje de entre 25 y 29 años. Ahora, ese eje se encuentra en 45 y 49 años. El grupo poblacional, por tanto, es el mismo.

Ante una problemática tan compleja que abarca un contexto tan grande, es necesaria una inversión acorde. El coste social de las víctimas en moto supone a laño 1.850 millones de euros en España, lo que justificaría una inversión mayor en formación e infraestructuras.

En la jornada sobre seguridad en moto estuvieron presentes (de izquierda a derecha) María Jesús Magro (Fundación PONS), Álvaro Gómez (DGT), Juan Manuel Reyes (ANM), Ramón Ledesma (PONS Mobility), Jacobo Díaz (AEC), Javier Mateos (Mobility City), José María Riaño (ANESDOR) e Íñigo Aguirre Larraz (Ibercaja).

A continuación, tuvo lugar el coloquio moderado por Jaime Armengol, responsable de Actividades de Mobility City con la participación de José María Riaño, secretario General de ANESDOR, Ramón Ledesma. consejero Asesor de PONS Mobility y Jacobo Díaz Pineda, director General de la Asociación Española de la Carretera (AEC) junto a Juan Manuel Reyes, actual presidente de la Asociación Nacional de Motoristas (ANM).

Así, el debate trató los aspectos de formación, equipamiento adecuado, motocicletas a punto, diseño seguro de las infraestructuras y aplicar las políticas correctas. Todo junto al respeto de las normas de tráfico, la reducción de la velocidad y el destierro de alcohol y drogas.

José María Riaño.

José María Riaño, secretario General de ANESDOR, comenzó el debate indicando que, «la moto es parte importante de la solución de la movilidad sostenible que nuestra sociedad necesita. Descongestiona el tráfico y satisface un amplio rango de necesidades de transporte de forma muy económica y con el mínimo impacto ambiental posible. Pero es vulnerable y hacerla segura es una responsabilidad compartida. Mediante políticas inclusivas debemos lograr conductores más seguros, vehículos más seguros e infraestructuras más seguras. Pacificación del tráfico, formación post carnet, renovación del parque o auditorías de tramos de concentración de accidentes son algunas de las políticas prioritarias.»

NOTA DE REDACCIÓN: Riaño también comentó la importancia que están adquiriendo los Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS), cada vez más presentes en la motocicletas y que son una gran ayuda para reducir la siniestralidad. Otro aspecto destacado por Riaño fue la necesidad de tener un cambio de mentalidad para abordar el tema de la seguridad, aumentar la aportación de presupuestos por parte de la Administración y ahondar en el conocimiento de los problemas.

Jacobo Pineda.

En respuesta, Jacobo Díaz Pineda, director General de la Asociación Española de la Carretera (AEC), planteó que «desde el punto de vista de la infraestructura no hay tantas cosas que hacer. En nuestro país tiene que mejorar, claro. Pero, que no se concentre la accidentalidad en algún punto concreto, indica que cualquier punto de nuestra carretera es susceptible de que se produzca un accidente; eso complica mucho la tarea. No existen cifras razonables en ningún tramo que necesiten de un estudio focalizado y exhaustivo al respecto. Debemos estudiar aspectos más generales.»

NOTA DE REDACCIÓN: Además de comentar que no hay tanto que hacer en infraestructuras, Díaz Pineda afirmó que no hay presupuesto para garantizar que los 150.000 kilómetros de carretera que hay en nuestro país estén debidamente conservados. Además, y como medida eficaz para reducir la siniestralidad, aconsejaba más control de la velocidad en el entorno motociclista. A pesar de indicar que no hay mucho más por hacer, reconoció que hay un problema de mortalidad anormal.

Juan Manuel Reyes.

Bajo esa idea de que el accidente es multifactorial y cualquier punto puede ser susceptible de provocarlo, Juan Manuel Reyes, presidente de la Asociación Nacional de Motoristas señaló que “el problema de la seguridad vial es responsabilidad de todos, y entre todos debemos solucionarlo. Culpabilizarnos mutuamente del problema solo nos lleva a retrasar la solución. Dado que el problema de la seguridad vial sobre dos ruedas es multifactorial y tremendamente complejo, desde la ANM consideramos que hay que empezar a trabajar sobre lo que sabemos que funciona, la infraestructura, donde sabemos que el 18%  de los motoristas que fallecen en carretera los mata una barrera metálica de seguridad, y con un impulso a la  formación, donde gracias a ella los motoristas podríamos evitar la inmensa mayoría de los accidentes”.

NOTA DE REDACCIÓN: Además de afirmar que son preocupantes las cifras de fallecidos en moto y que mejorarían con mejores infraestructuras y más formación, Reyes también comentó que la elevada cifra de envejecimiento del parque de motos en España (17 años de media) tiene una importante incidencia en la siniestralidad. Eso sí, comentó que tenemos las mejores normas del mundo para afrontar los problemas, pero que hay que empezar a ponerlas en práctica de verdad, sobre todo porque están aprobadas desde 2005. En cuanto a las escasas inversiones en infraestructuras, afirmó que: «hay dinero si hay voluntad política».

Ramón Ledesma.

En ese sentido, Ramón Ledesma, consejero Asesor de PONS Mobility, «para abordar el reto de seguridad vial de la moto, es imprescindible, en primer lugar, estudiar qué, quién, cómo y cuándo se mata en moto. Y, en este entorno, la primera medida que debemos tomar es “levantar” el problema. Ser conscientes como sociedad de la situación. No hacerlo es perjudicar a la moto a largo plazo, sin más. Es esconder una realidad que sí, realmente lo creo, se puede corregir parcialmente. No va a ser fácil, y sin duda, requerirá de mucho diálogo».

NOTA DE REDACCIÓN: Ledesma hizo notar que la moto es más un vehículo de ocio y que, probablemente, seguirá subiendo el índice de mortalidad, por lo que se hace necesario ahondar en el comportamiento del usuario y hacer más esfuerzo en mejorar la seguridad de las carreteras. Además, y como conclusión de esta importante jornada, Ledesma indicó que es imprescindible seguir hablando de esto entre entidades y Administración, y dar más información al motorista sobre los posibles peligros de ir en moto.

VÍDEO DE LA JORNADA EN FUNDACIÓN PONS

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *