Home » Artículos » La ParaBaja, una segunda oportunidad de competir

La ParaBaja, una segunda oportunidad de competir

¿Se puede volver a la competición después de haber sufrido una lesión medular o siendo un piloto con movilidad reducida? La ParaBaja es el mejor ejemplo de que es posible y además hacerlo por todo lo alto en una carrera de ámbito internacional como es la Baja Aragón. Arranca este mismo viernes.

El fin de semana del 20, 21 y 22 de julio se celebrará la Baja Aragón 2018, puntuable para la Copa del Mundo de Bajas y para la Copa de España de Bajas TT. Pero, además, volverá la ParaBaja, una categoría para personas con movilidad reducida que competirán en coches, buggys, motos y quads y promovida por la fundación Step by Step.

El motociclismo es un deporte que engancha y lo hace de tal forma que todos los que forman parte de él, pilotos, mecánicos, jefes de equipo, cargos oficiales, prensa, aficionados, etc no saben ver la vida lejos de él. En apenas unos días llegará a nuestro país una de las carreras de calado internacional más importantes: la Baja Aragón. Este año tiene como aliciente que también será puntuable para nuestro nacional de Bajas TT, por lo que los pilotos tendrán una motivación extra.

Enmarcada dentro de la carrera se disputará un año más la ParaBaja Step by Step que es una categoría para personas con movilidad reducida. No es puntuable para ningún campeonato pero brinda a sus participantes la oportunidad de volver a competir o iniciarse en las carreras. Lo importante es llegar a la meta.

Step by Step: apoyo al deporte

La Fundación Step by Step es una entidad sin ánimo de lucro, ubicada en Barcelona, dedicada a la rehabilitación física para personas con afectaciones neurológicas, especialmente en el caso de lesión medular. Su directora general, Natalia Bettonica, afirma que decidieron emprender este proyecto de la ParaBaja porque “teníamos ejemplos de personas con capacidades diferentes participando en deportes de motor como Albert Llovera o Isidre Esteve. La chispa que nos llevó a plantearnos la participación de nuestros lesionados en deporte de motor fue, sin embargo, el piloto Nicola Dutto (lesionado medular precisamente en una Baja y que, tras su lesión, volvió a competir en moto). Descubrir a Nicola fue como un “si él puede, nosotros también””. Y así nació este increíble proyecto que ha llevado a muchos deportistas del mundo del motor, coches y motos, a volver a la competición.

El primer año que estuvieron en la Baja Aragón, como la ParaBaja, fue en 2014 con un piloto de quads. A partir de ahí, temporada tras temporada, no han dejado de asistir a la carrera con diferentes deportistas, entre ellos, Oscar Lanza o Rodrigo Martín. En este 2018, en total van a participar con 11 vehículos entre 4×4, buggys, quads y motos. Entre los pilotos están los que son “locos por la gasolina y que tras la lesión lo que quieren es continuar con su afición y con su ilusión y apasionados del motor que a través de la ParaBaja han tenido su primer contacto con el mundo de la competición”, comenta Natalia.

La RFME también arrima el hombro

Este año la RFME ha entrado de lleno en el proyecto y ayudará a la Fundación Step by Step a sufragar los gastos que conlleva participar en una carrera de este calibre asumiendo el coste de las licencias de los pilotos de moto y quad. Tanto la Real Federación Española de Automovilismo como la FIA y el organizador de la prueba, Octagon Esedos, ya eran asiduos a la causa y, como no podía ser de otra manera, la RFME ha dicho si a formar parte de la ParaBaja 2018.

Los pilotos de esta categoría harán un recorrido similar pero con menos kilómetros. Sin embargo, la etapa prólogo, sí será igual para todos. Para los inscritos en la ParaBaja esta es una gran oportunidad de volver a sentirse pilotos y competir. El motociclismo entraña riesgo, los que lo practican lo saben, y cuando un accidente tiene graves consecuencias hay grandes opciones – como las que ofrece Step by Step- para trabajar en la recuperación tanto física como psicológica. “Es increíble. Cuesta hasta creerlo. Muchos de los lesionados vienen de accidentes de motor. Pero es oler a gasolina y… engancharse a la vida! Al final no es más que hacerles ver que pueden seguir con sus ilusiones, con sus sueños…”. Las palabras de Bettonica transmiten ganas, tesón, trabajo… que no es ni más ni menos, lo que todos tenemos que tener al levantarnos cada mañana, vivir para conseguir nuestros sueños.

Oscar Lanza, un sueño cumplido debajo del casco

Oscar Lanza este año no participará en la carrera pero sí estará en la parte organizativa de la prueba. Lanza forma parte de Step by Step desde sus inicios y, nos comenta que “siempre buscamos maneras de dar actividad en la Fundación y hacer que nuestros lesionados tengan el máximo de opciones de nuevos retos y de ocio posibles”. Oscar se deshace en elogios hacia las personas que pusieron en su día en marcha la Fundación y las describe como “verdaderos apasionados y dedicados al 100% al proyecto. No hay palabras para definir la gran labor que hacen, el incansable trabajo y empeño que tienen”.

Como comentamos Oscar no estará en la salida en esta edición de la ParaBaja pero sí ha tenido la oportunidad de hacerlo otros años y, para un piloto profesional que sufre un accidente y que “en principio” no puede volver a subirse a una moto “volver a sentir esa sensación de tener un manillar entre las manos es indescriptible. Además, poder ir en moto por el mismo recorrido que lo hacen tus ídolos del Dakar como Joan Barreda o Gerard Farrés, no se puede explicar, es una sensación única!!!”

Vehículos adaptados

Las motos con las que participan estos pilotos están totalmente adaptadas a ellos. La de Oscar lleva todos los frenos en las manos, el cambió se suprime y llevan unos botones eléctricos que actúan con un motor eléctrico para efectuar el cambio de marchas. También adaptan una “coraza” de hierro que les protege las piernas en caso de caída. El asiento es especial con unas cintas que los atan a la moto para no salir despedidos… El embrague es substituido por uno automático y así suprimen una maneta más.

Además de la moto, los propios pilotos también tienen que prepararse para aguantar tantas horas en carrera. En la Fundación se centran en “que tenga el máximo de estabilidad en mi cuerpo, abdominales, estabilidad en el tronco, brazos, cuello, etc. Hacemos que todo mi cuerpo tenga el máximo de funciones preservadas para tener todo el movimiento posible en la moto”, comenta Lanza.

La pasión nos lleva a situaciones que ni imaginamos”. Con esta frase finaliza Oscar la entrevista para animar a todos los que, desgraciadamente, han sufrido un accidente con una lesión medular. “No hay límites, no debes abandonarte físicamente y así podrás hacer todo lo que te propongas”.

Rodrigo Martín: “Participar en la ParaBaja me ha devuelto la vida”.

Rodrigo Martín tuvo un accidente en el 2011 en el Circuito de Albacete en la primera carrera del Campeonato Castellano Manchego de Velocidad. Su pierna derecha quedó muy afectada y no volvió a subirse a una moto hasta que, a través de internet, descubrió la ParaBaja. Su primera participación fue en el 2017 y en apenas unos días volverá a estar en la línea de salida. Sin ningún tipo de rubor afirma que cuando volvió a subirse a la moto “lloré. Fue igual que cuando terminaba las carreras de velocidad y conseguía un buen resultado. Estar en la ParaBaja fue una gran satisfacción pero, sobre todo, el volver a sentirse piloto es algo que no se puede explicar”.

Rodrigo saldrá en unos días hacia Teruel con su moto adaptada preparada por los mecánicos de la Fundación a la que define con “un 10 sobre 10”. No puede ir mucho tiempo de pie y tampoco utilizar la pierna derecha “así que llevo un freno de mano, como el que usaba en su día Mick Doohan, en el manillar. En las rodilleras me han hecho unas adaptaciones para cuando puedo estar de pie un rato me sujetan y me aguantan la pierna, sino fuera por ellas no podría hacerlo”.

Para prepararse físicamente sigue unas tablas de entrenamiento, nada 2 horas al día y hace pesas. Lo más difícil para Rodrigo, como buen piloto de Velocidad, es no poder apoyar las piernas para tener la referencia con la moto de campo. Este año hará la prueba solo, sin mochilero, ya que el que estuvo con él en el 2017 se ha lesionado pero asegura que la Baja tiene muchos medios y no le preocupa salir a carrera en solitario.

Sí se puede”. Esta es la frase con la que Martín quiere transmitir a todos los que les ha pasado algo parecido para que no se rindan, “que aunque se pasa muy mal, nunca se puede tirar la toalla”. Él es un buen ejemplo, sabe que en el 2019 tendrá muy difícil volver a participar en moto y tiene claro que lo hará en buggy.

El motociclismo engancha y el que ha sido piloto, nunca deja de serlo.

ChemaBermejoView all posts